Según el oncólogo italiano Umberto Veronesi, uno de los más famosos científicos de Europa y candidato al premio Nobel, el mundo evolucionará claramente hacia un modelo único en el que predominará la bisexualidad.

La explicación del asunto sería la siguiente: El hombre no debe luchar como antes por la supervivencia suya y de la especie y produce, por tanto, menos hormonas andrógenas. La mujer, que vive una revolución que la afirma cada día en nuevos roles, también hace en su organismo menos estrógenos. Así los órganos de la reproducción se van atrofiando lentamente.

Además, ahora, con el desarrollo de la fecundación artificial y las clonaciones, el sexo no es el único camino para la procreación.

Veronesi cree que el sexo seguirá siendo una realidad pero “como gesto de afecto y no como vía a la reproducción”. No será ya importante si elegimos hacerlo con una persona del mismo sexo o no. Veronesi dice que la “revolución sexual” ya comenzó, y es biológica y cultural. Pero para que tenga más consistencia, deberemos esperar otras dos o tres generaciones.